Abramos los ojos para ver; los oídos para oír y el corazón para sentir.

traduse în limba română

traduse în limba română
apăsaţi

Insignia identificativa de Facebook

Mi lista de blogs

ICONOS COPTOS

Los iconos a través de la pintura morph

ESCRIBIR UN ICONO POR PETRU BRADUT

ICONOS DE LA MADRE DE DIOS

Iconos ortodoxos (ro)

Iconos ortodoxos (ro)
pulsar

ICONOS ORTODOXOS

ICONO (it.)

Enero 2009

   

TU CRUZ ADORAMOS, SEÑOR, Y GLORIFICAMOS TU RESURRECCIÓN

ICONO DE LOS SANTOS PEDRO Y PABLO

ICONO DE LOS SANTOS PEDRO Y PABLO

XVIII c. from Veliko Tarnovo, Bulgaria. Painter Ioan from Chivindola

XVIII c. from Veliko Tarnovo, Bulgaria. Painter Ioan from Chivindola

VIRGEN DEL SIGNO

MADRE SANTA PARESQUEVA

MADRE SANTA PARESQUEVA

JULY 17 Holy Royal Martyrs of Russia

JULY 17 Holy Royal Martyrs of Russia

Icono de la Protección de la Madre de Dios (1 de Octubre)

Icono de la Protección de la Madre de Dios (1 de Octubre)
Santo Icono que se venera en la Parroquia de S. Andrés y S. Nicolás (Alicante)

¡Cristo ha resucitado! Hristos a înviat! Χριστός Ανέστη! Христос Воскресе! ქრისტე აღსდგა!

¡Cristo ha resucitado! Hristos a înviat! Χριστός Ανέστη! Христос Воскресе! ქრისტე აღსდგა!

La Imagen de Cristo no sólo muestra el encuentro de Dios con el hombre, sino que constituye al mismo tiempo una invitación al encuentro del hombre con Dios. Muestras de este segundo encuentro son las Imágenes de la Virgen y de los Santos, los amigos de Dios.

jueves, 17 de diciembre de 2009

ICONO: Visión de un mundo transfigurado


El icono refleja la santidad, el mundo transfigurado, el mundo superior; por el lo las imágenes de los iconos tienen una esencia significativa y representativa: el mundo transfigurado. Esto está fijado en el Canon. La canonicidad de un icono, no está tanto en el sujeto, como en el principio de la representación del cuerpo transfigurado por medio de signos acordados. La teología cristiana diferencia la incognoscible Esencia de Di os y Sus manifestaciones creadoras, es decir, la energía, dándoles Nombres Divinos. Uno de estos Nombres es la 'Belleza.' Ella es de esencia superior y está por encima de lo mundano, es decir, es trascendente a todo lo sensible. De allí que el arte de la Iglesia tenga por principio el antinaturalismo. La Belleza es una idea central de la estética cristiana. La Belleza, como Nombre Divino, es de naturaleza luminosa. Dios es luz y no hay en El ninguna oscuridad. Cristo es la Luz Verdadera que ilumina a todo hombre que viene al mundo.

Arriba icono de la Transfiguración que se venera en la Ermita Transfiguración y San Menas,Petrel (Alicante)

martes, 17 de noviembre de 2009

La luz en el icono ortodoxo




Esta enunciación plástica de la transfiguración y divinización del hombre tiene, desde luego, lugar también mediante otros procedimientos plásticos, pero especialmente por el que el teólogo moderno llama " iluminación o " estructura luminosa del Icono ortodoxo. El pintor de santos ortodoxo, en contraposición al pintor renacentista, que trabaja a partir de la sombra, estructura el Icono y le da forma literalmente a partir de la luz. En el arte del Icono, la paleta de colores se entiende como una paleta de luz. El pintor de santos mezcla los colores con luz, tal y como el santo " se mezcla con la luz, según la expresión de Simeón el Nuevo Teólogo.

Esta luz desempeña un papel peculiar en la pintura bizantina, se refiere al ser de lo representado y por consiguiente adquiere un carácter ontológico. " Dios es luz, y su humanización es la luz venida al mundo: " Pues vino y apareció la luz inaccesible. Esta luz, según San Gregorio Palamás, son las acciones no creadas de Dios. Y la luz que resplandece en los santos Iconos es precisamente esta "acción divina y, por tanto, lo esencial del contenido del Icono. La luz con la cual se ilumina el Icono ortodoxo no es la luz natural que procede de una fuente exterior determinada, de modo que obedezca a las inflexibles e impersonales leyes de la difusión de la luz en línea recta -con todas la consecuencias de estas leyes, como ocurre en el arte occidental. Es, por el contrario, una luz " que desciende de lo alto y que alumbra desde el interior lo representado, difundiéndose al mismo tiempo por todas partes, sin un foco determinado y sin punto de luz, que desharía la mostración de su ubicua presencia. Es como si bajara " fuego del cielo a la tierra e iluminara desde el interior toda la existencia humana. Para nuestra tradición iconográfica ortodoxa es la luz no creada del monte Tabor, que alumbró al Señor en el monte de la Transfiguración. Y precisamente la participación en esta luz no creada de la transfiguración substancializa lo representado, otorgándole hipóstasis e identidad; le hace ser lo que es. Una luz de tal calidad es la que ilumina las existencias benditas de lo representado, y constituye un adelanto y compromiso del octavo día de ultratumba -"llegada del Juicio Final. Por lo cual la luz del Icono tiene un carácter de " aparición divina como expresión de acciones divinas sobre lo creado y las personas que transfigura. Podríamos, pues, decir que el Icono ortodoxo hace plásticamente tangible la hermosa descripción de nuestro Padre entre los Santos Simeón el Nuevo Teólogo, referida a la transfiguración, por medio del fuego divino, es decir, por la gracia no creada, del cuerpo de los santos: " Y de este modo los cuerpos de los santos transformados por la gracia unida a su alma, o por el fuego divino, son santificados y se hacen también transparentes y llegan a ser muy diferentes de los otros cuerpos y más venerables.

De Theología y Vida.

sábado, 3 de octubre de 2009

El Rostro (en el icono)



El rostro de las imágenes se puede afirmar que son el centro espiritual del icono. Estos rostros son presentados generalmente viendo hacia el frente, pues "la frontalidad significa presencia" y de esa manera tienen un contacto directo con quien las observa. Se encuentran siempre en actitud de oración, ya que su pensamiento está puesto en el Altísimo, sin embargo, parecen estar interrogando permanentemente a quien se aproxima a ellas.
Algunas veces los rostros se encuentran en una posición de "tres cuartos", es decir se dirige hacia el motivo principal del icono, sin embargo, su vista va hacia el frente. Este es el caso de la Virgen de Vladimir y de la Virgen de la Pasión, en los que la cabeza de la Madre se dirige al Hijo pero su mirada está orientada hacia quienes la observan. Otro icono con estas mismas características es el de "San Lucas en su estudio de pintor", su cabeza se vuelve hacia el trabajo que está ejecutando pero su vista está fija en el frente. Estas disposiciones fueron expresamente fijadas por el "Manual Herminio", que actualmente se encuentra resguardado en algún monasterio del Monte Athos.
Algunos rostro son presentados de perfil, su explicación icnográfica sería que los personajes así presentados aún no han alcanzado la santidad, un ejemplo se tiene en el icono de la "Natividad", en el que el rostro de los pastores adopta esa posición.
La iconografía rechaza tajantemente pintar la parte posterior del rostro, es decir, la nuca. En la Grecia Clásica llamaban a los eslavos "aprosopos", que significa "los sin rostro". En un icono de San Juan Bautista o El Precursor se puede ver su cabeza separada del cuerpo pero su cara es perfectamente visible. Esta simbología se basa en en un versículo del Evangelio de San Lucas que dice "El que pone la mano en el arado y mira hacia atrás no sirve para el Reino de Dios"
Mucho se ha dicho, en forma por demás crítica, que en los iconos el mismo modelo de rostro se repite una y otra vez. Cuanta verdad encierran estas palabras pero en vez de ser en su demérito son una alabanza ya que al ser plasmados en los iconos los rostros humanos, el hombre pasa a ser "el hombre nuevo" que habla San Pablo y que ha recibido ya la Gracia Divina pues a los ojos de Dios no existe diferencia alguna entre sus hijos.

M.Vega

jueves, 16 de julio de 2009

Los cuerpos en la representación iconográfica


En los iconos, todos los cuerpos son representados altos y delgados, desprovistos de todo volumen, el que les es proporcionado por los amplios ropajes que ocultan cualquier apariencia sexual .
La delgadez del cuerpo indica la superioridad del espíritu sobre la carne, a la vez que acentúan su renuncia a las cosas materiales y a todos los asuntos terrenales.
Una de las críticas mas comunes a este estilo pictórico es la inmovilidad de las imágenes. Lo anterior denota la ignorancia sobre la iconografía bizantina, pues con la ausencia de ademanes que denoten alguna acción, se simboliza a la "Hagia Irene" es decir la Santa Paz. Los movimientos bruscos expresan lo contrario es decir el estado pecaminoso del hombre. Ninguna sombra es proyectada por esos cuerpos hieráticos, no solamente porque el icono está inmerso en la luz, sino que para Dios no hay sombras ni lugares ocultos.

M. Vega

domingo, 12 de julio de 2009

San Efrén el Sirio (Icono contemporaneo)

martes, 30 de junio de 2009

Paul Evdokimov: De la experiencia estética a la experiencia religiosa.



Lo absoluto es Dios, pero Dios sobrepasa la perfección abstracta de un concepto filosófico: Él es el Viviente,el Existente; en tanto que Amor, Él es Trinidad; en cuanto Amor, es Él mismo y el Otro, el Dios-Hombre. El mundo no existe sino porque es amado y su existencia es testimonio del Padre "que tanto ha amado al mundo" (Jn 3, 16) A la luz de esto, la contemplación, no estética sino religiosa, se revela enamorada de toda criatura; en el nivel de la "ternura ontológica", la contemplación se eleva por encima de la muerte, de la angustia y de las "preocupaciones", incluso por encima de los remordimientos, pues "Dios es más grande que nuestro corazón". En el trasfondo de la oposición radical entre el Ser y la Nada, entre la Luz y las Tinieblas, los textos de San Juan se centran en la inmanencia recíproca de Dios y el hombre. Desde este momento, es evidente que la verdadera Belleza no se sitúa en la naturaleza misma sino en la epifanía del trascendente que hace de la naturaleza el lugar cósmico de su resplandor, su "zarza ardiente"

Paul Evdokimov. El arte del icono. Teología de la belleza. Madrid. Ediciones Claretianas. 1991. p 29-30.
Del blog Dichosa Ventura.

viernes, 19 de junio de 2009

Los iconos como testimonio de la Verdadera Fe Ortodoxa



En el contexto del dogma de la Encarnación, el icono (en Griego, imagen) es percibido como un mediador específico, que transporta la presencia mística desde el arquetipo sagrado al creyente. Siguiendo la relación icono – oración – salvación, incluso el Cristianismo antiguo (primitivo) consideraba que las imágenes santas eran capaces de abrir a los creyentes las puertas de la gracia de Dios.
El papel de los iconos es idéntico al del Evangelio, y su significado litúrgico, dogmático y didáctico no es una excepción porque la Sagrada Escritura y la imagen sagrada son una y la misma evidencia, expresada en dos formas diferentes, las cuales "se refieren a y clarifican" una a la otra.
La luz, expresada simbólicamente mediante el oro está en la base del lenguaje místico del icono ortodoxo. La elección del oro para el fondo y aureolas tiene que ver con sus características físicas que representan con la mayor adecuación las características de Dios Mismo, referidas en las escrituras y en los escritos de los Santos Padres de la Iglesia.
Colores y líneas en el icono construyen un espacio esencialmente diferente del de la pintura realista porque el icono no busca efectos ilusionistas, ni trata de engañar al observador, presentando lo representado "como visto".
Radoslav

sábado, 6 de junio de 2009

¡Ven Espíritu Santo y permanece en nosotros!



Icono Pentecostés (pulsar sobre el icono para agrandarlo)

sábado, 30 de mayo de 2009

ICONO ASCENSION DEL SEÑOR


Kontaquio Tono 6:

Habiendo cumplido la dispensación para con nosotros y unido todo lo terrenal con lo celestial, ascendiste en la gloria, oh Cristo Dios, sin apartarte de nosotros, sino permaneciendo inseparable y prometiendo a los que te aman: Estoy con vosotros, y nadie estará contra vosotros.

pulsar sobre icono para agrandarlo

domingo, 17 de mayo de 2009

A la mitad de esta semana


A la mitad de esta semana, se celebra solemnemente el día justo al medio del tiempo entre la Resurrección y la Fiesta de Pentecostés. Se llama la fiesta en que Cristo, justo a la mitad de la fiesta, enseña a los seres humanos acerca de su misión salvadora y ofrece a todos “las aguas de la inmortalidad”. (Juan 7,14) Nuevamente nos recuerda la presencia del Maestro y de su promesa salvadora: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.” (Juan 7,37) Pensamos una vez más en nuestra muerte y resurrección junto a Cristo por nuestro bautismo, y nuestra recepción del Espíritu Santo en la Crismación. Como dice uno de los himnos de la fiesta, “miramos hacia atrás a una, y anticipamos la otra.” Sabemos que pertenecemos a aquel Reino del Cristo Resucitado donde “el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.” (Apocalipsis 22,17; Isaías 55,1)

martes, 5 de mayo de 2009

El icono de la Madre de Dios “Cáliz inagotable”


El icono de la Madre de Dios “Cáliz inagotable” obró su primer milagro en Rusia en el año 1878. Un soldado retirado de Tula gastó su pensión en alcohol arruinando su salud. A pesar de no poder ni siquiera caminar seguía saliendo para ir a mendigar unos kopecks con los que comprar más alcohol.

Una noche un santo monje se le apareció en sueños y le dijo que tenía que ir al monasterio de la Madre de Dios de Serpukov y encargar allí un Moleben en honor de la Madre de Dios “Caliz inagotable. El hombre no hizo caso del sueño escusándose en que no podía andar ni tenía dinero para encargar el Moleben. El Geronta se le apareció una segunda vez más no hizo caso. A la tercera vez le reprendió severamente por no querer abandonar tan gran vicio.

Después de esto se levantó y se dirigió al monasterio. Extenuado por el viaje paró en un pueblo donde una anciana compasiva le frotó las piernas con hierbas medicinales que le hicieron encontrarse mejor. Al día siguiente reemprendió el viaje con ayuda de dos muletas llegando al monasterio al anochecer.

Después del oficio de los Maitines el soldado relató el sueño a los monjes, pero ninguno había escuchado hablar de aquel icono de la Madre de Dios. Al final uno de ellos recuerda el icono que estaba olvidado en uno de los pasillos que unía el diaconicen con el santuario. Sacaron los monjes el icono y lo pusieron en el analogio en medio de la Iglesia sirviendo en aquel momento el Moleben. El soldado regresó completamente curado de sus piernas a su pueblo y nunca más volvió a beber una gota de alcohol. Pronto corrió la noticia del milagro y hasta el día de hoy son muchos los alcohólicos que son lelvados allí por sus familias obteniendo la curación por intercesión de la Madre de Dios.

CONTAQUIO I

Tu Icono Santo es para nosotros fuente inagotable de curación para los males del cuerpo y del alma, oh Soberana Madre de Dios, y consuelo en las aflicciones. Por ello te cantamos agradecidos, alabándote como nuestra Protectora Misericordiosa. Oh Señora Soberana, a quien veneramos como “Cáliz Inagotable”, inclina hacia nosotros tu oído y misericordiosamente escucha nuestro lamento que te dirigimos con los ojos llenos de lágrimas y da la curación a aquellos que padecen de embriaguez, para que llenos de fe podamos exclamarte:

¡Regocíjate, Cáliz Inagotable, que apaga nuestra sed espiritual!

TROPARIO (tono 4º)

Ante tu Icono santísimo y milagroso
venimos los creyentes, oh Madre de Dios,
Tú que llenas para los fieles
el Cáliz inagotable de tu misericordia
y obras para ellos grandes e innumerables milagros.
Nosotros que los hemos contemplado,
con el corazón lleno de alegría te decimos llenos de devoción:
Oh Señora Soberana y Misericordiosa,
por tus oraciones ante tu Hijo, Cristo nuestro Dios,
que sean sanadas nuestras enfermedades y pasiones
y que Él salve nuestras almas.

domingo, 3 de mayo de 2009

Icono de la Madre de Dios “Alegría inesperada”





Este icono representa la escena de un milagro de la Madre de Dios. A la derecha del icono aparece el de la Madre de Dios “Odighitria”, la que muestra el camino. El vestido del Emanuel está abierto hasta el pecho, con las palmas de las manos abiertas mostrando las heridas de la crucifixión. A la izquierda de la escena aparece un hombre postrado ante el icono de la Madre de Dios en actitud de súplica. De sus labios salen las palabras del Arcángel Gabriel: “Regocíjate, Virgen Madre de Dios, llena de Gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre, porque darás a luz al Salvador de nuestras almas”.
El origen de este santo icono lo cuenta San Demitrio de Rostrov en su libro titulado “El vellón cubierto de rosas”Un hombre pecador tenía la costumbre de recitar el saludo angélico ante la Santa Madre de Dios y una noche mientras estaba orando en la iglesia vio a la Santa Madre y a su Hijo y como sangre resbalaba desde las manos y los pies Niño. Lleno de temor preguntó cual era la causa del sufrimiento del Salvador a lo que la Madre de Dios respondió que sus pecados y los de todos los hombres que no dejaban de crucificar a su Hijo.

Lleno de dolor por sus pecados pasó este hombre largo tiempo en oración delante del Icono derramando abundantes lágrimas siendo perdonado por las oraciones que la Santa Madre de Dios dirigió a su Hijo por lo que el hombre salió de la Iglesia lleno de alegría.
Santísima Madre de Dios, abrumados por el peso de nuestras iniquidades, a ti acudimos suplicantes y postrándonos ante tu imagen venerable te pedimos que intercedas por nosotros ante tu Hijo, Logos de Dios que se encarnó en tu seno, para que perdone nuestros pecados y así, llenos de un regocijo inesperado podamos cantarte con el ángel: Bendita tú entre y las mujeres y bendito el fruto de tu seno. ¡Aleluya!

miércoles, 29 de abril de 2009

La Virgen Morena del Tepeyac.



Nota: Reproducimos esta carta por clarificar la postura ortodoxa con relación al uso y veneración de los iconos.


Cristo ha resucitado!

Estimado P Antonio

Si que es verdad que representa a la Madre de Dios y podría considerarse como una pintura de caracter religioso. Pero dudo en que pueda ponerse en nuestros templos. La iconografía de las iglesias está claramente definida, así como la los iconos que pueden ser puestos a la veneración de los fieles y esta imagen no cuadra por mucho que los sentimientos quieran.

Se comprende el lado emocional, pero lo importante es clarificar y el ortodoxo que se pone delante del cuadro de Guadalupe ¿Usted cree que lo aisla de toda la leyenda que tiene detrás y de las supuestas apariciones? .

Sería como ver un cuadro de la Macarena o de la Virgen del Rocío en una iglesia ortodoxa española, o un cuadro de la aparición de Fátima en una portuguesa o una Virgen de Lourdes en una parroquia ortodoxa francesa. Una de las cosas que más llama la atención cuando ves algunas fotos de esas pseudo iglesias ortodoxosas que, por desgracia abundan en Hispanoamérica, es que no dudan en poner imágenes populares como por ejemplo la de la Rosa Mística o la de Guadalupe.

Además dónde queda todo el esfuerzo que se está haciendo por volver a las raices bizantinas canónicas en la iconografía después de la nefasta influencia del barroco y el clasicismo en el arte ortodoxo de algunas zonas como Ucrania y Rusia?

Además está la teología del icono, por mucho que queramos esa imagen no encaja ni es apropiada para nuestars iglesias.

Si se tiene en cuenta además el componente nacionalista aún peor: Soy mejicano, soy guadalupano, soy ortodoxo. Con el ortodoxo basta.

Ahí está la importancia de la catequesis y de la formación de los fieles y el saber renunciar a cosas que nos son queridas y que tocan las fibras sensibles de nuestro ser. Eso también es ascesis.

Atentamente

P Nicolás

lunes, 27 de abril de 2009

¡Señor mío, y Dios mío!




Entonces Tomás respondió, y díjole: ¡Señor mío, y Dios mío! Dícele Jesús:
Porque me has visto, Tomás, creiste: bienaventurados los que no vieron y
creyeron.

viernes, 24 de abril de 2009

La Oración ante el Icono



Muchas personas han encontrado que los íconos Ortodoxos son útiles en sus oraciones. Estas imágenes silenciosas nos hablan sin decir una sola palabra,nos producen paz espiritual y ayudan en la oración. Personas de distintas tradiciones de fe han reclamado el uso de íconos como parte de su formación espiritual.

sábado, 18 de abril de 2009

ANASTASIS

pulsa
El icono del Descenso de Cristo a los infiernos es una escena que contiene lo esencial del mensaje cristiano, sobre todo para nosotros hoy. Es el momento histórico providencial para hacer estallar esta noticia: Cristo desciende a los infiernos, para vencer al infierno, para vencer a la muerte. Lo sigue haciendo, aquí y ahora, pues lo que sucedió constituye, en cierta forma, una realidad permanente.


jueves, 16 de abril de 2009

ICONO DE LA CRUCIFIXIÓN


En este icono de la crucifixión, que representa una de las doce fiestas del año litúrgico, tenemos: un cielo de oro para significar que la luz es de otra naturaleza que la luz visible del sol y de la luna representados a ambos lados de la cruz. El tiempo es intemporal, es espacio más allá de lo creado, la cruz traspasa el espacio-tiempo y nos eleva. Cristo no bendice ningún sufrimiento mórbido sino que el cuerpo, pegado a la madera, parece el de un recién nacido de piel nacarada. Para recalcar que esta muerte no es inútil, un ángel recoge, con un cáliz, la sangre y el agua que manan de la Fuente. El nuevo Adán sella la Nueva Alianza de Dios con Su creación. El primer Adán es representado bajo forma de un cráneo sobre una cruz horizontal de huesos al pie de la cruz erguida. El hombre antiguo sirve de zócalo al Hombre Nuevo. María, madre de la humanidad de Jesús, matriz de Dios, se tiene de pie con el bienamado apóstol Juan con la expresión de los sufrimientos e un parto. Al fondo, la Jerusalén celeste, elevada con respecto a la tierra verde, expresa la promesa de los bienes venideros. No hay en esta crucifixión ninguna dramatización, sino la eclosión hacia una nueva Vida.

lunes, 13 de abril de 2009

La belleza de los iconos y su explicación


El icono, signo de la presencia del Reino (1)


PALABRA E IMAGEN

En la tradición ortodoxa, el icono forma parte integrante de la celebración; constituye "un medio de conocer a Dios y de unirse a Él" (L. Ouspensky). La Iglesia entera con su arquitectura y sus frescos o mosaicos, depende de la categoría del icono; éste constituye en el espacio lo que el desarrollo litúrgico constituye en el tiempo: el adelanto del Reino, la participación misteriosa en la Parusía
En la celebración, palabra e imagen forman una totalidad indisociable, verdadera "atmósfera espiritual" en la que se extrae el significado de la Escritura, la dimensión propiamente teológica-en el sentido contemplativo-de la economía divina.


sábado, 4 de abril de 2009

La figura humana en los iconos


La Figura Humana

A partir de la Grecia clásica el arte occidental pretendió exaltar la belleza de la figura humana. En la Atenas de Pericles, para la elaboración de las obras escultóricas, se elegían modelos que eran arquetipos de belleza y perfección anatómica y de esa manera establecer las proporciones perfectas de cada una de las partes del cuerpo humano. El Renacimiento retomó los ideales de la estética griega.
La pintura de tradición bizantina difiere radicalmente del concepto occidental que se basa en la belleza física. En los iconos, la figura humana revela una carencia total de realismo, pretendiendo hacer patente el mensaje espiritual de esas pinturas, puesto que la belleza interior tiene primacía sobre la estética, pues el icono pretende solamente cumplir con su misión evangélica.

La Cabeza Humana


En los iconos, la cabeza no mantiene ninguna proporción con el resto del cuerpo, pues en ella radica la inteligencia y la sabiduría, así como también es la receptora de las luces de Dios.
La cabeza femenina siempre es presentada cubierta por el manto o por algún otro tocado, ocultando por completo el pelo.
En los iconos del Niño Jesús y de algunos santos, como San Nicolás, San Basilio sus cabezas son representadas de un gran tamaño y con la frente abombada, significando que detentan una inteligencia superior y que ésta es asistida por el Espíritu Santo.
Las cabezas de Cristo, la Virgen (Teothokos), Ángeles y santos se encuentran siempre rodeadas de un "nimbo", generalmente dorado, que representa la "Luz de Dios".

El Rostro

El rostro de las imágenes se puede afirmar que son el centro espiritual del icono. Estos rostros son presentados generalmente viendo hacia el frente, pues "la frontalidad significa presencia" y de esa manera tienen un contacto directo con quien las observa. Se encuentran siempre en actitud de oración, ya que su pensamiento está puesto en el Altísimo, sin embargo, parecen estar interrogando permanentemente a quien se aproxima a ellas.
Algunas veces los rostros se encuentran en una posición de "tres cuartos", es decir se dirige hacia el motivo principal del icono, sin embargo, su vista va hacia el frente. Este es el caso de la Virgen de Vladimir y de la Virgen de la Pasión, en los que la cabeza de la Madre se dirige al Hijo pero su mirada está orientada hacia quienes la observan. Otro icono con estas mismas características es el de "San Lucas en su estudio de pintor", su cabeza se vuelve hacia el trabajo que está ejecutando pero su vista está fija en el frente. Estas disposiciones fueron expresamente fijadas por el "Manual Herminio", que actualmente se encuentra resguardado en algún monasterio del Monte Athos.
Algunos rostro son presentados de perfil, su explicación icnográfica sería que los personajes así presentados aún no han alcanzado la santidad, un ejemplo se tiene en el icono de la "Natividad", en el que el rostro de los pastores adopta esa posición.
La iconografía rechaza tajantemente pintar la parte posterior del rostro, es decir, la nuca. En la Grecia Clásica llamaban a los eslavos "aprosopos", que significa "los sin rostro". En un icono de San Juan Bautista o El Precursor se puede ver su cabeza separada del cuerpo pero su cara es perfectamente visible. Esta simbología se basa en en un versículo del Evangelio de San Lucas que dice "El que pone la mano en el arado y mira hacia atrás no sirve para el Reino de Dios"
Mucho se ha dicho, en forma por demás crítica, que en los iconos el mismo modelo de rostro se repite una y otra vez. Cuanta verdad encierran estas palabras pero en vez de ser en su demérito son una alabanza ya que al ser plasmados en los iconos los rostros humanos, el hombre pasa a ser "el hombre nuevo" que habla San Pablo y que ha recibido ya la Gracia Divina pues a los ojos de Dios no existe diferencia alguna entre sus hijos.
Extractado de Bizancio

miércoles, 25 de marzo de 2009

Icono de la Madre de Dios de Kazan




El icono de Kazan. En el año 1579, una niña de nueve años llamada Matrióna, cuya casa paterna se había quemado durante un incendio ocurrido en ese mismo año en la ciudad de Kazan, vio en sueños la imagen de la Madre de Dios y escuchó una voz que le ordenaba tomar el santo icono escondido entre las cenizas de la casa quemada. El icono fue hallado envuelto en una vieja tela, debajo del hogar a leños de la casa devorada por el incendio, lugar donde fue enterrado, probablemente, durante el yugo tártaro en Kazan, época en la que los ortodoxos debían ocultar su religión. El santo icono fue solemnemente trasladado a la cercana iglesia de San Nicolás, y después a la Catedral de la Anunciación, haciéndose célebre por las curaciones milagrosas de ciegos. Se hizo una copia de este icono que le fue enviada al zar Iván el Terrible. En honor a la aparición del icono se fijó una festividad especial para el 21 de julio (calendario gregoriano).

martes, 17 de marzo de 2009

VIRGEN PLATYTERA



El nombre de Platytera procede del griego y debe recordar que la Virgen está hecha "más allá del cielo".En este tema, la Virgen está pintada de frente en una actitud majestuosa y seria, si bien su mirada pasa más allá del espectador.Su hijo está sentado sobre su regazo, con las manos levantadas en señal de bendición. La expresión de su cara tiene muy poco de infantil y así presagia que seguirá el Salvador. Las tres letras del nimbo significan "El que es", o "Yo soy el que soy", como dijo Cristo.
La nomenclatura usual IC XC representa las iniciales y las finales de la palabra griega que significa Jesucristo, mientras que las letras MP OY definen a la Madre de Dios (Mater Theoi). En el seno de este grupo de la Platytera está la "Virgen del Signo" (znamienie), que es muy parecida y sumamente popular entre los rusos. En este último motiva, la madre tiene las dos manos en un gesto de plegaria; el niño esta pintado en un escúdete redondo, sobre el mismo seno de su madre, durante el alumbramiento. (Icono griego siglo XVII)

VIRGEN DEL SIGNO


La tradición ha visto en este icono una imagen de la profecía de Isaías en los tiempos del rey Acaz que es un anuncio velado del nacimiento del Hijo de Dios:
"El Señor, pues, os dará esta señal: La joven está en cinta y dará a luz un hijo a quien pondrá por nombre Dios-con-nosotros." (Is. VII, 13 - 14)
El niño Jesús, en la tradición bizantina, no es representado nunca a la manera de un niño, ya que es también el Verbo. Lleva siempre los trajes de los adultos y solo su tamaño reducido indica que se trata de un niño.

sábado, 14 de marzo de 2009

LA SIMBOLOGÍA DE LOS COLORES


SIMBOLOGÍA DE LOS COLORES
"Los colores, producto de la descomposición de la luz, tienen en iconografía un lenguaje propio y son portadores de un lenguaje místico, trascendente. Eugenio Troubotzkoï, filosofo ruso de principios del siglo XVIII al hablar sobre los iconos expresa lo siguiente " Los colores son utilizados por el artista con el objeto de separar el cielo, de nuestra existencia terrenal, ahí está la clave que permite comprender la belleza inefable de la simbología del icono"
Los iconógrafos, escritores que no pintores de los iconos puesto que estos se escriben y no se pintan, no pueden utilizar libremente los colores, ni darles tonalidades diversas, como tampoco puede obscurecerlos con sombras, pues debe concretarse al color que está previamente determinado. El Concilio II de Nicea estableció que "Solamente el aspecto técnico de la obra depende del pintor. todo su plan, su disposición depende de los santos Padres". es por eso que se establecieron manuales para la elaboración de ellos.
En primer lugar, al hablar sobre los colores en los iconos es necesario hacerlo sobre su luz, pues en ellos la luz no proviene de un lugar específico como sucede en la pintura occidental, sino que las figuras en ellos están inmersos en la luz." pulsar sobre icono

Manuel Vega

viernes, 6 de marzo de 2009

¿Que es lo creemos los Ortodoxos acerca los Iconos?



Yo venero los Santos Iconos en perfecta concordancia con el Segundo Mandamiento del Decálogo. Antes de la Encarnación de Dios, cualquier representación de Dios habría sido fruto de la imaginación de hombre - una concepción de la razón de hombre. Dado que Dios es por naturaleza incomprensible, inaprensible, inconmensurable, indescriptible, inmaterial, inexpresable e insondable, cualquier concepción o imaginación acerca de Dios habrían sido extrañas a Su naturaleza. Habría sido falsa e irreal - un ídolo. Con la Encarnación, el Indescriptible se vuelve descriptible para la salvación del hombre. Con la Encarnación, Dios puede ser pintado o escrito en Imágenes Santas, es decir, iconos según la palabra griega para designar "imagen". Cuando el Apóstol dice, " lo que hemos oído, lo hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y lo palparon nuestras manos acerca del Verbo de Dios." Cuando yo venero los Santos Iconos, yo no adoro a la materia, sino confieso a aquel Dios que siendo inmaterial por la naturaleza se hizo material por nuestra causa, para que Él pueda morar entre nosotros, morir por nosotros, resucitar de la muerte en Su Carne, y por causa de nuestra naturaleza humana, Él subió a los cielos para sentarse a la derecha del Padre. Cuando yo beso Su Santo Icono, yo confieso la relativamente descriptible y la completamente histórica realidad de Su Encarnación, Su Muerte, Su Ascensión al Cielo, y Su Segunda y Gloriosa Venida.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Los iconos de nuestros Santos



La prosternación reverencial ante los Santos emana del hecho de que fueron ellos mismos honrados por Dios. Los iconos de los Santos testimonian este honor que les fue rendido por Dios, y de este modo nos incitan a nosotros a la imitación y a una fe semejante. San Basilio el Grande dice que "la reverencia de los iconos pasa al modelo". El honor que rendimos al icono, pasa a la persona representada y, finalmente, se remite a Dios.
"Siguiendo la doctrina, dictada por Dios, de nuestros Santos Padres y la tradición de la iglesia católica, pues la reconocemos como doctrina del Espíritu Santo que en ella habita, determinamos con toda exactitud y unanimidad que se pongan junto a la santa y vivificante Cruz también los venerables y sagrados iconos, elaborados con colores y teselas o cualquier otro material adecuado, en los sagrados templos de Dios, en los enseres y hábitos eclesiásticos, en las paredes y en las tablas, en las casas y en las calles, a saber, las imágenes del Señor y Dios y Salvador nuestro Jesucristo, de nuestra Inmaculada Señora, la Santa Madre de Dios, de los santos ángeles y de todos los santos y hombres venerables".
(VII Concilio Ecuménico)

sábado, 28 de febrero de 2009

ICONOCLASTIA


La iconoclastia, en el sentir de la historiografía católica y ortodoxa, se define como una herejía; tal vez la más peligrosa de ellas: se necesitó un siglo y medio de muy difícil pugna para superarla. Casi fue una lucha a vida o muerte, porque rugió con terrible intensidad en el seno mismo de la cima del poder, entre emperadores y prelados.La iconoclastia, entendida sólo como opción dogmático-religiosa parece haber fracasado en su momento histórico sin dejar trazas apenas perceptibles en las épocas que le siguieron. Sin embargo, considerada como ese complejo movimiento regenerador político-social-cultural ‹todo ello a la vez que algunos estudiosos aciertan a ver en ella; su papel y permanencia se hacen mucho más importantes y duraderos. Tanto como para afirmar que "sin iconoclastia no hubiera habido renacimiento macedonio", y tal vez, ni siquiera supervivencia de Bizancio en el comprometido periodo del califato "imperialista"; cuya primera y decidida voluntad había sido aniquilar el Imperio Romano de Oriente, para asaltar después Europa y extender la nueva fe islámica hasta el confín de la tierra nor-occidental.La iconoclastia se inicia, al sentir de la mayoría, en el periodo del emperador León III; en torno a los años 720 y finaliza durante la regencia de Teodora; casi con una fecha dada, el Sábado de Resurrección del 867. Ese día se celebró por vez primera el llamado "Triunfo de la Ortodoxia", hoy aún rememorado en cada aniversario anual, desde los púlpitos de las iglesias con piadosa emoción (ver más...)

jueves, 26 de febrero de 2009

EL ESCRITOR DE ICONOS



Ante todo el iconógrafo es un servidor de la iglesia y de la fe del pueblo de Dios. La iglesia le concede una bendición especial y le unge las manos para que su ministerio tenga esta gracia. Es también un testigo de la tradición; sin perder su huella personal, se deja instruir por la iglesia y deja que su arte se ajuste a los cánones impuestos por la tradición, para que refleje y exprese la teología del ministerio que él pinta; se pierde, por así decirlo, en el misterio de la iglesia.El pintor de iconos es un contemplativo que describe con su pinceles su propia contemplación interior de los misterios y la ofrece como cualquier otro cristiano inspirado que lo hace con su poesía y con su predicación. También se puede decir que estos pintores que transmiten lo que han contemplado. Por eso reciben una especial bendición por parte de la iglesia, que en algunas tradiciones llegaba incluso a celebrarse con la unción de sus manos con el santo crisma.Es costumbre antiquísima que durante el ejercicio de la iconografía, los pintores ayunen, oren mucho y ejerciten su arte cantando salmos e himnos, para que su servicio sea completamente un ministerio de alabanza que más allá del momento de la ejecución quedará expresado para siempre como "glorificación de Dios".Sobre todo oran diciendo en su mente y en su corazón la oración de Jesús o a Jesús, con la invocación: Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mi, (que soy un pecador); una oración que en griego suena así: Kyrie Jesu Christe, eleison imas; y en lengua rusa suena más o menos así, según la fórmula usada por el famoso Strannik, el peregrino ruso: Gospodi, Iesusie, pomilui mnia, grieschnogo. Se le puede añadir después la invocación Iesusie Christie el incio Syne Boscisc, que significa Hijo de Dios.El iconógrafo tiene que pintar por primera vez, como su examen de habilitación, el icono de Cristo que es el icono original, pero los monjes tienen que ejecutar el icono de la transfiguración del Señor. Puede explicarse esta costumbre por el hecho que el iconógrafo quiere hacer partícipes a los fieles de la belleza del misterio del Monte Tabor, de la contemplación a la que fueron invitados los discípulos del Señor en la Santa montaña, por eso la tradición oriental habla de la contemplación cono de la luz tabórica.

Del Arca de Noe


martes, 24 de febrero de 2009

Virgen Eleusia (2)


Virgen de la Ternura o de Vladimir.

Este icono fue pintado en el siglo XII en Constantinopla, después llevado a Vladimir (Rusia) y actualmente puede ser contemplado en la Galería Tretiakov de Moscú.

En el icono María sostiene a su Hijo sobre el brazo derecho, mientras que con el izquierdo nos lo muestra.

El niño rodea el cuello de su madre como si buscase seguridad, con el brazo izquierdo, mientras con la mano derecha nos la muestra.

La mirada de María está llena de tristeza, recordando la profecía del anciano Simeón: "Una espada atravesará tu corazón". Evocación anticipada de la Pasión.

La mirada del niño se vuelve hacia su madre llena de ternura y la rodea con sus brazos consolándola.

De gran veneración en el mundo eslavo, este icono es una de las piezas maestras de la iconografía bizantina.

lunes, 23 de febrero de 2009

Virgen Hodigitria (1)


El nombre de Hodigitria se remonta probablemente a una imagen de la Virgen del monasterio "ton dodegon" (el que indica el camino), de Constantinopla, donde fueron atribuidos numerosos milagros al icono original.
Tal vez también quepa buscar el significado de ese nombre en el texto del himno Akatistos: "Que se salude a los hombres que indican el camino a los hombres que caminan por las sombras". O al versículo 6 de Juan, 14, que dice: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida".
Cuando le faltaron las fuerzas a Lucas, estando pintando esta imagen, imploró la ayuda celestial y el icono mismo acabó la pintura. El icono original desapareció en 1453 con ocasión de la conquista de Constantinopla por los turcos.
Hoy día se tiene como concepto fundamental de las "Vírgenes Hodigitria" a todos los iconos en donde la Virgen extiende la mano derecha, menos las que deben ser clasificadas entre las Smelenskaia, Tickvinskaia, etcétera.
El icono de la Virgen Hodigitria tiene estas características:
El niño aparece sentado sobre el brazo izquierdo de la Madre.
Este brazo izquierdo sirve como trono para el Hijo.
Con la mano derecha muestra a el Hijo como el camino "Yo soy el camino".
Con la mano derecha el niño bendice, mientras que con la izquierda sostiene un pergamino o rollo de las Escrituras.
María también es Hodigitria, porque a través de ella, podemos llegar a Jesús.

martes, 17 de febrero de 2009

ICONÓGRAFO




El primer paso para pintar o, en el lenguaje de esta forma de arte, escribir un ícono, lo constituye la preparación de la madera, la tabla en que será escrito. La manera en que se realiza esta preparación ayuda a comprender el principio del papel del iconógrafo: la preparación consiste en cubrir la madera con numerosas capas de gesso, material hecho de tiza molida y gelatina, hasta lograr una superficie blanca, impecable, lisa y pulida. Esto representa "la nada", de la que Dios creó el mundo. Tal como Dios colabora con el artista, inspirándolo por Su Santo Espíritu, así también el iconógrafo colabora con Dios.

La labor iconográfica presupone oración y ayuno. También existen en la Iglesia oraciones especiales para el iconógrafo. Antes de comenzar un nuevo ícono, el pintor reza el himno de la Transfiguración y la Oración del Iconógrafo , además de sus propias intercesiones. El iconógrafo se sirve de tres fuentes para realizar su trabajo: su propia creatividad y talento artístico; la Fe y Tradición de la Iglesia; y su experiencia de lo divino, su contemplación de Dios y de los Santos. Mediante esta contemplación, él o ella pueden entrar personalmente en lo que va a representar. La participación directa es necesaria en la santificación. "¿Cómo puede alguien proclamar algo acerca de Dios, acerca de lo divino y de los santos de Dios, es decir, acerca de la relación que los santos tienen con Dios y el conocimiento que ellos poseen acerca de Dios en su interior y que produce un movimiento inefable en su corazón, a menos de que haya sido iluminado?".

Ya que los íconos son escritos o pintados de acuerdo a los llamados "cánones iconográficos", se puede llegar a pensar que el artista finalmente es un "copista". Sin embargo, según la Tradición, no significa de ninguna manera inhibir la creatividad del iconógrafo. Su libertad está mejor descrita en las siguientes palabras de San Pablo, "donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad" (II Cor. 3,17).
Otro aspecto importante es el carácter conciliar del ícono. Se considera que el ícono, al ser expresión de la fe de la Iglesia, es obra de la Iglesia. Por lo mismo, el iconógrafo no firma su obra, pues en verdad no es suya, sino obra de la Iglesia.

miércoles, 4 de febrero de 2009

ICONO DE LA SANTA PROTECCIÓN DE LA MADRE DE DIOS


El arte del icono es testimonio de una perennidad no individual. La obra dedicada a la celebración de lo sagrado no ha podido nacer en una sola época ni con las investigaciones de una sola escuela, ni por la imaginación creadora de un artista, sino que ha ido surgiendo en el transcurso de largos siglos de trabajo ininterrumpido, pedagógico y mistérico, el icono obedece a cánones artísticos. El pensamiento ortodoxo ha enfatizado el papel y el deber de la imagen. La tradición iconográfica se inscribe en el corazón de este pensamiento: un lenguaje teológico pictórico constituye la base y el edificio interior de cada icono.
(Icono de la Santa Protección de la Madre de Dios.Monasterio de Bussy, Francia. perso.wanadoo.fr/monastere.bussy)

martes, 3 de febrero de 2009

ORIENTE EN OCCIDENTE. ANTIGUOS ICONOS VALENCIANOS


ORIENTE EN OCCIDENTE. ANTIGUOS ICONOS VALENCIANOS.Editorial: Bancaixa y Generalitat Valenciana Autor: Xurxo S. Lobato; selección de textos por Xosé Ramón Pousa.ISBN: 8489413738Publicación: 2000.Páginas: 264 Medidas: 24 x 30 cm. Fotografías: SíÍndice: Presentación · Oriente en Occidente. Antiguos iconos valencianos · Iconos marianos y Cristológicos en la pintura valenciana gótica y renacentista · Ex Oriente Lux. Iconos en Bizancio · Roma onde Maria é romana. Iconos marianos en la ciudad eterna · A propósito de la exposición de unos santos iconos · Los iconos marianos valencianos en el grabado · Los iconos marianos y el arte xilográfico · Catálogo de obras · Fichas · Los procesos de restauración · Bibliografía.Resumen: Catálogo de la Exposición del mismo nombre celebrada en el año 2000 en la Sede de la Fundación Bancaixa en el año 200, que muestra pinturas de vírgenes, grabados y objetos litúrgicos. Muestra por primera vez treinta y cinco pinturas sobre tabla y cruces grabadas de madera que se conservan en iglesias y conventos, monasterios y museos de la Comunidad Valenciana y que y tiene como motivo común, ser iconos de tipo orientalizante.

miércoles, 28 de enero de 2009

Los primeros iconos



Entre los iconos de la época preiconoclasta ha quedado sólo un número limitado de cuadros sobre madera pintada a encáustico. En Roma se encuentra la Virgen de la clemencia conservada en Santa María de Transtévere y la Virgen con el Niño de Santa María Nova (Santa Francesca Romana).
En el monasterio de Santa Catalina del Sínai se conservan San Pedro, el Busto de Cristo, la Virgen en el trono entre san Teodoro y San Jorge, y los tres jóvenes en el brasero. En Kiev se encuentra la Virgen con el Niño, San Juan Bautista, los Santos Sergio y Baco y una cuarta pintura que representa santos aún por identificar. Lejos de alcanzar el modelo icónico que ya es manifiesto en los mosaicos de San Demetrio en Salónica, estas pinturas sobre maderas representan un periodo de transición en el que se pueden observar los distintos componentes de la síntesis bizantina.

La Virgen con el Niño conservada en Roma mira con sus grandes ojos a quien la observa. El modelo del rostro contrasta con sus rasgos estilizados a la manera oriental. La obra anuncia el tipo de la "Conductora", la Madre que indica el camino y guía al fiel.
Sentada en el trono, María está rodeada por dos santos guerreros. Unos ángeles en segundo plano alzan los ojos hacia la mano de Dios de la que brota un rayo triangular de luz que desciende sobre María. Los ángeles y la Virgen son dibujados siguiendo la estética antigua.
Jesús tiene el cuerpo de un niño pero la frente dilatada del rostro presagia el futuro niño- adulto de los iconos. Los dos últimos protagonistan documentan otro tipo de realización: la actitud es reservada y altanera, los ojos rasgados, el gesto de las manos que llevan la cruz es rígido y estereotipado y los hábitos de dignatarios romanos son transformados en telones planos tejidos de ornamentos. Al cariz icónico que va tomando se añade el dorado que le da la aureola pasa a la cruz y las túnicas anunciando el procedimiento del assit. Tras los personajes representados, una arquitectura decorada presagia las sucesivas composiciones de los iconos.
El retrato de San Pedro sigue fielmente el estilo clásico de Fayum. Sobre el santo tres bustos inscritos en sendos medallones representan al Cristo, la Virgen y san Juan Evangelista. Estilizados e idealizados ofrecen un acabado preicónico. Como en el icono de la Virgen en el trono entre san Teodoro y san Jorge, la arquitectura del fondo anuncia el modelo propio de los futuros iconos.

lunes, 26 de enero de 2009

El Templo de la galería



Richard Temple Founded the Temple Gallery in 1959 as a centre for the study, restoration and exhibition of ancient icons and sacred art.

Richard Templo del Templo Galería Fundada en 1959 como un centro para el estudio, la restauración y la exposición de iconos antiguos y de arte sacro.
He is a member of the Advisory Panel of the National Art Collections Fund of Great Britain and has been active in the acquisition of icons by several major museums, among them the British Museum, the Musée du Louvre in Paris, the Timken Art Gallery in San Diego, California and the Museum of the Church of the Holy Redeemer in Moscow.

Es miembro del Grupo Asesor del Fondo Nacional de Colecciones de Arte de Gran Bretaña y ha sido activo en la adquisición de los iconos por varios de los principales museos, entre ellos el Museo Británico, el Museo del Louvre en París, la Galería de Arte Timken en San Diego, California y el Museo de la Iglesia del Santo Redentor, en Moscú. He has played a major role in the formation of several highly important private collections such as that of Mr Eric Bradley, which passed into the Museum of the Menil Foundation in Houston, Texas, the collection of the late Mrs John D. Rockefeller III and the collection, now housed in Vicenza, of the Banca Intesa, Italy.

Que ha desempeñado un papel importante en la formación de varias colecciones privadas de gran importancia como la del Sr. Eric Bradley, que pasó en el Museo de la Fundación de Menil en Houston, Texas, la colección de la difunta Sra. John D. Rockefeller III y la recogida, ahora albergados en Vicenza, de la Banca Intesa, de Italia.
Over the years he has published many catalogues and scholarly articles. Lo largo de los años ha publicado numerosos catálogos y artículos académicos. In 1990 his book Icons and the Mystical Origins of Christianity was published by Element Books.

En 1990 su libro Iconos Orígenes y místico del cristianismo se publicó por Elemento Libros.

It was reprinted in 1992. Fue reimpreso en 1992. A new edition, published by Luzac Oriental, has now been printed.

Una nueva edición, publicada por Luzac Oriental, ha sido impreso. For more information click here. In March 2004, his new book, ICONS Divine Beauty, was published by Saqi Books. Para obtener más información, haga clic aquí. En marzo de 2004, su nuevo libro, ICONOS Divina Belleza, fue publicado por Libros Saqi. For more information click here. Para obtener más información, haga clic aquí.

lunes, 19 de enero de 2009

ICONO SANTO MANDILION








El modelo para este excepcional y magistral icono contemporáneo se encuentra entre las piezas maestras notables del arte de la Iglesia. Este es el icono bilateral del Cristo Acheiropoietos (“no hecho por la mano del hombre”: Santo Mandilion/ Santa Faz) con la Glorificación de la Cruz (77 x 71 cm.) de la segunda mitad del siglo XII. Originalmente en la Catedral Uspensky del Kremlin, Moscú; hoy forma parte de la colección de la Galería Estatal Tretyakov de Moscú.
Las dos imágenes en cada uno de los lados del icono exhiben una diferencia en la manera o estilo de la pintura y esto sugiere que, aunque casi contemporáneos, no son el trabajo del mismo pintor de iconos. El lado del Sto. Mandilion del icono es atribuido con fundamento por algunos autores contemporáneos a las tradiciones del arte de Constantinopla del alto período Komnin. Es también citado como un ejemplo de las más altas normas dentro de la estética del arte Bizantino.
Alguna argumentación sobre la iconografía del Santo Mandilion que puede ser encontrada en antiguas fuentes escritas, confirma que el primer icono del Hijo de Dios apareció milagrosamente durante Su juventud. Según un texto apócrifo escrito en Siria en el siglo III, Abgar V, rey de Edessa, envía a su mensajero Ananios con una carta a Cristo, pidiéndole que lo curara de una seria enfermedad. El Salvador respondió a la plegaria del rey y dijo a Ananios que su rey tomara la imagen que se imprimiera en el paño con que El limpiaría Su rostro.
En la Historia Ecclesiastica de Eusebio de Cesárea (siglo IV) la historia tradicional del Santo Mandilion está muy enriquecida por la personalidad de San Tadeo Apóstol (uno de los sesenta santos apóstoles), quien se une con Ananios hacia Edessa en el encargo de Cristo. Esta información es confirmada por la vida de San Tadeo Apóstol, el cual declara que él convirtió al rey Abgar al Cristianismo, bautizó a su pueblo y, además, estableció la primera iglesia en Edessa.
A finales del siglo V nos encontramos con la historia de la imagen “No hecha por manos” en otro monumento escrito. Éste es el llamado Doctrina Addai (un Obispo de Edessa, +541) donde (si naturalmente es auténtico) el autor basa su argumento en la tradición local del Santo Mandilón. Algo más tarde, en el siglo VI, otro autor, Evagrius, llama a la imagen de Cristo Acheiropoietos “un icono hecho por Dios” (Historia ecclesiástica, IV, 27, PG 86:2745-2748).
La pintura más pronto conocida, pero desafortunadamente no conservada, de la Imagen “No hecha por manos” fue parte del panel central (ahora desaparecido) de un tríptico del monasterio de Santa Catalina del Sinaí (siglo X). En los paneles laterales conservados vemos a San Tadeo Apóstol y a Ananios dando el Santo Mandilion al rey Abgar de Edessa.
Durante los siglos XI y XII la pintura del Santo Mandilion fue solo esporádica, pero en el siglo XIII llega a extenderse ampliamente en la pintura mural e iconografía Bizantinas. A finales de la centuria se estableció su topografía en programas de las iglesias en la pared oriental del altar, encima de la concha con la imagen de la Madre de Dios, confirmando así la verdad de la Encarnación y de la naturaleza Divina del Niño.
El icono de la Galería Tretyakov es el más sorprendente debido al movimiento excepcional de la imagen de Cristo y a la luz que emite la Santa Faz, el resultado del perfecto balance entre color y oro. El iconógrafo anónimo medieval ha buscado deliberadamente este efecto combinando láminas de oro de varios matices en el fondo, en el halo y dentro de la cruz inscrita.
Divusart.com

viernes, 16 de enero de 2009

Iconos de San Mennas




El Gran Mártir Menas, era egipcio de nacimiento, funcionario militar y sirvió en la región de Konya de Frigia bajo el centurión Firmiliano durante el reinado de los emperadores Diocleciano (284-305) y Maximiano (305-311). Cuando los emperadores empezaron la persecución más atroz contra cristianos en la historia, el santo se negó a servir a estos perseguidores. Menas se quitó el cinturón del uniforme (una señal de línea del ejército) y se retiró a una montaña dónde vivió una vida ascética de ayuno y oración.Cierta vez él bajo a la ciudad durante una fiesta pagana. En medio del auge de los juegos el santo levantó su voz, predicando la fe en Cristo, el Salvador del mundo. Fue llevado entonces ante el prefecto Pirrus, ante quien el santo valientemente confesó su fe, diciendo que él había venido a denunciar la impiedad. El prefecto se llenó de ira, y Menas fue arrestado.Pirrus ofreció devolverle el rango que tenía en el ejército si Menas ofrecía el sacrificio a los dioses paganos. Cuando éste se negó, lo sometió a crueles torturas, y luego fue decapitado. Esto ocurrió en el año 304.Algunos cristianos recogieron las reliquias del mártir de noche y las escondieron hasta el fin de la persecución. Después, lo llevaron a Egipto y las colocaron en una Iglesia dedicada al Santo Menas, al sudoeste de Alejandría.El santo recibió la gracia de Dios de realizar milagros, y ayudar a quienes padecen necesidad: sanar enfermedades, librar a las personas poseídas por demonios. Y es solicitado como protector, sobre todo durante tiempos de guerra.

jueves, 15 de enero de 2009

¿QUÉ ES UN ICONO ORTODOXO?

Icono de la Madre de Dios (detalle)

Los iconos no pueden compararse con otras obras de arte en el sentido habitual de esta palabra. Los iconos no son cuadros. Los cuadros, con sus rasgos y colorido, hablan de los hombres y de los acontecimientos de la realidad concreta. A partir del Renacimiento, la vida y la naturaleza se expresan en cuadros con imágenes en tres dimensiones, imágenes que narran el mundo de los hombres, de los animales, de la naturaleza y de las cosas. E, incluso, si el tema se toma de la mitología, se traduce en la lengua de las imágenes terrestres.
La pintura de los expresionistas y el arte abstracto están llamados, en cambio, a expresar las emociones del pintor, emociones que cambian y transforman las proporciones de los acontecimientos y de las cosas y las relaciones del color entre unos y otras, deforman las cosas hasta que no se reconocen o bien prescinden del todo de sus imágenes. Pero también en este caso los distintos experimentos del colorido y el modelado no llevan a los espectadores a otro mundo, a otro espacio y época, a diferentes valores.

Esta misión en la historia de la cultura humana le ha tocado en suerte a los iconos. Estos no representan, sino que constituyen propiamente otro mundo. Y lo hacen con medios de representación especiales, encontrados en el transcurso de muchos siglos.
También el color de los iconos desempeña un papel significativo: el de un lenguaje simbólico que debe expresar, no el color de las cosas, sino su luminosidad y la de los rostros humanos, iluminadas por una luz cuya fuente se encuentra fuera de nuestro mundo físico. Los espacios dorados de los iconos encarnan esta luz no terrestre, y el fondo dorado simboliza el espacio que “no es de este mundo”. En los iconos no hay sombras, porque en el reino de Dios todo está lleno de luz.
Los iconos tampoco pueden examinarse como si fueran cuadros. En ellos no sólo no se encuentra el espacio habitual, sino que tampoco existen acontecimientos vinculados con las relaciones naturales de causa y efecto. El icono es una ventana abierta a un mundo de otra naturaleza, pero esta ventana se abre sólo para quienes poseen una visión espiritual.
Para poder aproximarse a la comprensión de los iconos es preciso verlos con los ojos del creyente, para el cual Dios es una realidad indudable. Una realidad omnipresente que subyace detrás de todo acontecimiento, un invisible espectador y juez de cuya mirada ya no puede esconderse en ninguna parte.
Los cánones y métodos de creación de los iconos se han formado en el transcurso de muchos siglos, incluso antes de que se interesaran por ellos en la antigua Rus (como la conocían sus habitantes). Las tradiciones de la iconografía llegaron a la antigua Rus al mismo tiempo en que se aceptó el cristianismo de Bizancio a finales del siglo X.
El arte bizantino de aquella época tenía carácter religioso y estaba sometido a cánones severos. La regulación de la iconografía era resultado de largas discusiones y luchas, unidas a la iconoclasia. Una de las más importantes causas de la iconoclasia se encontraba en la presión ideológica y militar que ejercían los musulmanes sobre el imperio bizantino. En el Islam, la prohibición de venerar ídolos (entre los que los musulmanes incluían también la cruz y los iconos) llegó a ser absoluta.
En el año 730, el emperador bizantino León III prohibió el culto de los iconos. Antes de ser emperador, había trabajado mucho en las provincias orientales del Imperio y se encontraba bajo la influencia de los obispos de Asia Menor, los cuales, influidos a su vez por el Islam, pretendían purificar la religión cristiana de todo elemento material, sensual y no espiritual. Muchos iconos, mosaicos y frescos fueron destruidos. Pero la veneración de los iconos no se detuvo, más bien continuaba aunque sus seguidores eran cruelmente perseguidos.
El culto de los iconos fue readmitido de forma temporal en el año 787 en el VII Concilio Ecuménico, y definitivamente en 843.
Uno de los defensores autorizados de la veneración de los iconos fue uno de los más grandes teólogos y políticos: Juan Damasceno (675-alrededor de 750), cuyos argumentos ejercieron influencia en las decisiones del VII Concilio Ecuménico. Juan Damasceno enseñaba que la prohibición del Antiguo Testamento acerca de hacer imágenes de Dios tenía un carácter temporal: “En la entigüedad, nadie hacía imágenes de Dios. Pero ahora, después de que Dios se ha manifestado en la carne y ha vivido en medio de los hombres, hacemos imágenes del Dios visible. No hago la imagen de la Divinidad invisible: hago la imagen del cuerpo de Dios que he visto...”. Juan Damasceno escribió que Dios había venido para los hombres en su Hijo Jesúcristo, que entra en el mundo de los hombres y acepta el cuerpo humano: “porque teníamos necesidad de lo que es semejante a nosotros”.
Lo visible no transmite la esencia del Dios inconcebible. Pero, igual que el cuerpo tiene su sombra, también cada original tiene su copia: “el icono es recuerdo”. Y como la Sagrada Escritura es una representación verbal, una imagen de la historia sagrada, también los iconos son representación suya, pero no verbal, sino hecha con los toques del pincel y con los colores.
Por eso el icono –imagen– no es una copia de lo que se representa, sino el símbolo con cuya ayuda podemos alcanzar la comprensión de lo Divino. El icono desempeña el papel de mistico mediador entre el mundo terrestre y el celeste. Así se ha delimitado el sentido de la iconografía.
El VII Concilio Ecuménico exige a los pintores de iconos, durante el proceso de pintura de la imagen, que sigan estrictamente los cánones de la iconografía, los cuales regulan tanto el carácter como el modo de representación de las escenas religiosas y las personas de los santos. Se explica así el hecho de que los iconos son portadores y conservadores de la tradición eclesial. Por ello, la infracción del canon iconográfico y la deformación de la tradición se consideran herejías.
Los iconos están hechos de símbolos y también de letras, con las cuales se puede escribir el texto sagrado. Puede leer y comprender este texto sólo quien conoce las “letras” de este alfabeto.
La recopilación de todos los iconos canónicos constituye por sí misma la plenitud de la enseñanza ortodoxa. “Si se te acerca un pagano, diciendo: Muéstrame tu fe, lo llevarás a la iglesia y lo pondrás delante de varios tipos de imágenes sagradas”.
El icono es una representación sinóptica de la Sagrada Escritura. Y para que permaneciera inmutable, se creaban y transmitían de un autor a otro, de una generación a otra, los originales iconográficos, los modelos. Durante la elaboración de estos modelos, los rostros de los santos canonizados perdían sus trazos individuales y se transformaban en símbolos, es decir, en signos de una espiritualidad sobrenatural.
Las decisiones del VII Concilio Ecuménico se dirigían a todo el mundo cristiano. Pero el rey francés Carlos –el futuro emperador Carlomagno–, competidor del emperador bizantino en aquel mundo medieval, no aceptó estas decisiones (hecho que se convirtió en un motivo lógico de la oposición de Occidente a Oriente).
Como respuesta a las decisiones del VII Concilio Ecuménico, por iniciativa de Carlos se compilaron, en los años 790 a 794, los libros carolingios, en los cuales se hacía constar que el objeto del culto sólo podía ser Dios y de ningún modo los iconos. Estos podían utilizarse únicamente para adornar los templos y con fines ilustrativos. Por esta razón, no se admitía la canonización de las imágenes.
Así, en la Iglesia Occidental no existían modelos iconográficos, y los pintores de la Europa Occidental podían dar su propia interpretación de los temas veterotestamentarios y cristianos. Poco a poco, el arte religioso de la Europa Occidental se aleja cada vez más de la iconografía y crea lo que se llama cuadros de temas religiosos.
El significado de este proceso es enorme. La actividad del pintor es siempre una búsqueda. Y esta búsqueda encuentra sus frutos: se descubren la perspectiva lineal, los modos de representar el movimento y la transmisión de las características del aire, entre otras cosas.
Los fieles, cuando venían al templo y se maravillaban de imágenes que podemos llamar iconos, conocían estos descubrimientos y –sin darse cuenta– aprendían. Este “aprendían” debe entenderse en sentido directo y en serio, porque en aquella época la ciencia todavía no estaba separada del arte, y muchos descubrimientos artísticos fueron embriones de las nacientes ciencias.
En Bizancio y en los demás países ortodoxos la situación del arte representativo era diferente. La iconografía canonizada y los dogmas de la fe ortodoxa crearon un sistema de coordenadas que mostraban al hombre el verdadero camino del mar en el cual debía navegar durante su vida. El pintor de iconos no necesitaba la búsqueda de nuevos métodos de representación: ya existían los principios de creación de imágenes adecuadas a la fe.
Al inicio del segundo milenio, la Europa Occidental y la Oriental van hacia el futuro por caminos diferentes tanto en la cultura como en el arte y la ciencia.
La recopilación de las imágenes canónicas que se había realizado y los modelos iconográficos que se habían confirmado, han creado el mundo de la iconografía ortodoxa, cuyas obras maestras refuerzan y purifican la fe. De esta forma, ya plenamente delimitada, el arte iconográfico fue transmitido por Bizancio al pueblo de la antigua Rus.
En la Rus, la iconografía ha encontrado una nueva patria. Los maestros iconográficos rusos no sólo han asimilado de los griegos la tradición del gran arte que estos crearon, sino que también la enriquecieron generosamente. Han dado a la iconografía la estética y el temperamento de un pueblo joven, apenas salido a la escena de la historia mundial. A diferencia de las pesadas y estáticas imágenes bizantinas, los iconos rusos resplandecen de colores luminosos y sonoros, de líneas difuminadas, pero llenas de fuerza y movimento. Los autores de la mayoría de los iconos rusos no son conocidos. Los iconos, al igual que las oraciones, son producto de la creatividad común y han sido cuidadosamente formados por muchas generaciones, como la talla de una piedra preciosa. El pintor de iconos, durante el proceso de pintar, crea sólo una reproducción nueva del original, se remonta al Prototipo. Pero un buen maestro también podía expresarse con difuminados delicadísimos. Tal icono-oración era un directo y personal modo de dirigirse a Dios, y por ello no tenía necesidad de llevar el nombre de la persona que lo creaba. Los mejores iconos de la antigua Rus están llenos de un profundo significado espiritual y, aunque representan el mismo tema, son sorprendentemente distintos, como distintas eran las personas que los pintaron.
La canonización de la iconografía desempeñaba un doble papel: por una parte, limitaba la libertad creativa del pintor de iconos y, por otra, encarnaba la rica experiencia iconográfica, fruto de esfuerzos intelectuales y espirituales de las generaciones pasadas. La iconografía era una obra creativa común, y cada pintor aportaba su contribución a esta gran labor.
El arte eclesiástico puede considerarse sólo desde el punto de vista eclesiástico; tal comprensión no es posible sin conocer la enseñanza ortodoxa. Los iconos y el canto eclesial no pueden tratarse únicamente desde una óptica estética. Por sí mismos representan algo diferente del arte. Y se comprende por qué la Iglesia Ortodoxa Rusa insiste en recuperar los iconos milagrosos, conservados en museos. En un museo, el icono deja de ser icono. Tiene necesidad de toda la estructura de la vida eclesial: el templo, la liturgia, el lugar en el orden de los demás iconos y, sobre todo, los ojos de los fieles, para los cuales el icono es la ventana a otra realidad: la realidad del mundo divino.

miércoles, 14 de enero de 2009

ICONOS (1)


ICONO (del griego "eikon" = imagen) es, en su acepción más amplia, toda imagen que representa a una persona o algún acontecimiento de su vida. Pero, en su acepción más común, adoptada por el arte sacro bizantino, ICONO equivale a imagen sagrada pintada sobre tabla. Y aún más,pintada sobre madera con una peculiar técnica o estilo.


SU VALOR MÍSTICO. El ICONO no es solo un retrato o pintura. Es y significa, una presencia de lo sagrado.Es la imagen de lo invisible que hace presente la realidad salvadora, participa realmente de lo sagrado, de la unión de lo divino con lo humano. A través de una imagen "escrita" por el iconógrafo, se hace visible, presente y operante, la realidad sobrenatural e invisible. Esta es la fuerza del ICONO. No es solo arte o técnica, sino que representa un modo de sentir.


TÉCNICA DEL ICONO. Los primeros ICONOS se realizaron a la encaústica (colores mezclados con cera fundida) pero a partir del siglo X la técnica preferida fue la del temple o "témpera al huevo" en la que se usa la clara del huevo como emulsión para mayor densidad del color.El soporte es siempre una tabla, cortada en sentido longitudinal de la fibra del tronco. Esta tabla se pulía hasta dejarla ligeramente cóncava y sobre ella se pegaba una tela gruesa que, a su vez, se cubría de yeso para preservar a la pintura de ser embebida por la madera.Preparada así la tabla, el iconógrafo transponía el dibujo del original, e inmediatamente aplicaba los colores, siendo el básico y fundamental el oro, seguidos del ocre, cinabrio (rojo) y el lapislázuli (azul). Una vez pintado el ICONO se recubría con una capa de aceite de lino que realzaba los colores y proporcionaba consistencia a la pintura. Todo en el ICONO tiene un sentido espiritual: la madera fue sacralizada por Cristo al morir en la cruz; el oro es símbolo de la "luz divina" y el iconógrafo "escribe" precedido de la oración y el ayuno.

ICONOS (2)


SU HISTORIA Históricamente, en cuanto a la evolución del ICONO, la iconología distingue dos períodos separados por las luchas iconoclastas. Un primer período que se extiende del siglo VI al VIII y otro que abarca del X al XV.a)
Los primitivos iconos de culto.Los iconos más antiguos que se conocen y conservan son los "iconos sinaíticos" llamados así por su lugar de procedencia: el Monasterio de Santa Catalina, situado al pié del Monte Sinaí. Están pintados a la escaústica.b)
La contienda de las imágenes. Los oponentes fueron el Estado y la Iglesia (sobre todo los monjes y el pueblo devoto). Los iconoclastas acusaban a los defensores del ICONO de identificar la imagen con la persona, a pesar que la doctrina sobre el ICONO sólo establecía una relación con el objeto representado.De éste modo, una serie de dinastías encabezadas por León III el Isaúrico (717-741) destruyeron iconos y promulgaron edictos en contra de su culto.En el año 842 murió el último de los emperadores iconoclastas y con la Emperatriz Teodora se restableció el culto.


CLASIFICACION DE LOS ICONOS Por razón de la imagen representada podrían resumirse en:-Retratos de Cristo, la Santa Virgen y de los Santos.-Representaciones de festividades religiosas y episodios hagiográficos.-Ilustraciones simbólicas, conceptos teológicos y de la himnología litúrgica.


BIBLIOGRAFIA BASICA:
Iconos y santos de Oriente. Alfredo Tradigo. Electa 2004.
Iniciación a la lectura de los Iconos. J.A. Marín.
Iconos sentido e historia. Zibawi Mahoud.
Iconos: Festividades Bizantínas. Pasarelli Gaetano.

sábado, 10 de enero de 2009

Pictura bisericeasca





Icoane
Icoanele sunt pictate in tehnica tempera pe lemn.Tempera este o tehnica a picturii foarte veche, cunoscuta din epoca picturii clasice. Aceasta a fost principala tehnica folosita la pictura pe lemn si la manuscrisele iluminate in lumea Bizantina si in evul mediu european.Picturile in tempera sunt foarte rezistente, intalnindu-se din cele mai vechi timpuri, la grecii antici, egipteni, tehnica preluata apoi de bizantini in pictura icoanelor pe lemn.Tempera a ramas tehnica dedicata icoanelor crestin-ortodoxe.Traditia icoanelor pe lemn in tempera s-a pastrat aceeasi timp de sute de ani, tehnica si modul de pictare pastrandu-se in anumite manuale de pictura, asa zisele “Erminii”. Suportul pe care se picteaza este lemnul foarte bine uscat.Vopseaua este compusa din pigment amestecat cu emulsia obtinuta din albusul sau galbenusul de ou, cu guma arabica sau cazeina si cu ulei vegetal sau clei.Datorita capacitatii sale adezive exceptionale, tempera facuta cu emulsie din ou este foarte potrivita la pictura pe lemn, dar si rezistenta in timp. Ea face posibila aplicarea mai multor straturi de culori, obtinandu-se astfel nuante deosebite.Tempera este aplicata in straturi subtiri, semi opace sau transparente. Cand sunt uscate straturile produc un efect mat.Culorile in tempera nu se shimba de-a lungul timpului spre deosebire de culorile in ulei care devin mai inchise, galbene si tind sa devina transparente.La finalul picturii icoanei aceasta se lacuieste cu un vernis special, dar numai dupa o perioada de cateva zile, chiar saptamani, ca sa aiba timp sa se usuce atat grundul de pe icoana, cat si stratul de culoare. Daca pictura nu este bine uscata, culorile se vor innegri in timp si se vor ingalbeni.

viernes, 9 de enero de 2009

Icono del Abad Menas y Cristo


Icono del Abad Menas y Cristo
NOMBRE :: Icono del Abad Menas y Cristo, o conocido más comúnmente como Icono de la Amistad o del Buen Amigo. ESTILO :: Copto (a los primeros cristianos de la zona de Egipto se denomina "coptos") AÑO :: Siglo VI-VII PROCEDENCIA :: Originariamente se encontraba en el monasterio de Bawit, en Egipto, de donde fue abad San Menas, pero alrededor de 1900 el arqueólogo francés Jean Clédat descubrió el monasterio y en la actualidad la obra se encuentra en París, en el museo Louvre, en la sala de "Arte Copto".

lunes, 5 de enero de 2009

Oración del Iconógrafo












Tú, oh Dueño Divino de cuanto existe Ilumina y dirige el alma, el corazón y el espíritu de tu servidor. Lleva sus manos para que pueda representar digna y perfectamente Tu imagen, la de tu santa Madre y la de todos los santos. Para gloria, alegría y embellecimiento de tu Santa Iglesia.

domingo, 4 de enero de 2009

REALIZACION DE ICONOS (COLLAGES)


SE NECESITA: COLA BLANCA
MADERA (M D)
LAMINA
PINCELES
MIXTION DORAR
GOMA LACA
PINTURA ROJO INGLES
BETUN DE JUDEA
PAN DE ORO
PAPEL VEGETAL


Se corta la madera a la medida de la lámina y se pega ésta con la cola dejando secar durante 24 h. con un peso encima.
Seguidamente se lijan los cantos y se pintan con el rojo inglés ( si se va a dorar se pinta también la zona a dorar)
Una vez seca, se extiende el mixtión por la zona que se va a dorar, se pega en ésta el pan de oro y se deja secar mínimo una hora para después pulirlo con un trapo de algodón y repasarlo.
Una vez dorado y bien seco, se da goma laca con un pincel que luego se limpia con alcohol. También puede darse en la pintura de los cantos.
Se marcan las letras que previamente se han calcado con el papel vegetal.
Finalmente se da el betún de judea con un pincel o trapo.

Hieromonje Macario realiza reproducciones o collages de iconos por encargo. email: hieromakarios@yahoo.es

ALGUNOS CONSEJOS A LA HORA DE USAR UN ICONO PARA LA ORACIÓN




El ICONO está destinado a proporcionar la oración y la contemplación. No es por lo tanto objeto de adorno o decoración.
Ha sido creado para ayudar a los creyentes en la oración individual o comunitaria.
Mantenlo en un lugar oculto siempre que no estés en oración o veneración.
No es objeto profano par mostrarlo a las amistades ni una decoración más o menos exótica para la casa.
Es una evocación de lo Sagrado a través de una imagen, una ventana a lo trascendente.
Antes de elegir un ICONO , mira bien si evoca en ti lo Sagrado .No tengas prisa en elegirlo. Tómate el tiempo necesario.

sábado, 3 de enero de 2009

EL ICONO, VENTANA A LO TRASCENDENTE



Introducción

Abramos los ojos para ver; los oídos para oír y el corazón para sentir. “Para dirigir nuestros pensamientos hacia la contemplación de cosas elevadas se hace necesario un medio familiar cotidiano para dar una forma visible a lo que no tiene forma ; para hacer visible la que no se puede describir; para que podamos construir analogías comprensibles”.
“Icono” es una palabra griega que significa “imagen, representación”. En el icono la Iglesia no ve sólo un aspecto cualquiera de la enseñanza cristiana de la fe, sino la expresión del Cristianismo en su totalidad, la Ortodoxia como tal. Por ello, es imposible comprender o explicar el arte eclesiástico fuera de la Iglesia y Su vida.
En esencia, la Iglesia Ortodoxa ve en la encarnación del Hijo de Dios el fundamento para la veneración de los iconos, ya que los iconos elevan nuestro pensamiento de la imagen al prototipo.

La Iglesia Ortodoxa tiene un tesoro invaluable, no sólo en el ámbito de los oficios y las obras de los Santos Padres, sino también en el ámbito del arte eclesiástico. Como se sabe, la veneración de los santos iconos es muy importante en la Iglesia Ortodoxa, ya que el icono es algo más grande que una simple imagen . No es simplemente un adorno del templo o una ilustración de la Sagrada Escritura, sino que tiene una correspondencia total con ellas.
Es un objeto que entra orgánicamente en la vida de los oficios divinos. Con ello se explica el significado que la iglesia da al icono, es decir, no a cualquier representación en general, sino al icono canónico, aquella imagen específica que ella misma ha elevado en el transcurso de su historia, en la lucha contra el paganismo y las herejías; aquella imagen por la cual, en el periodo iconoclasta, pagó con la sangre de sus mártires y confesores de la fe.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Mi nombre es Macario, soy de nacionalidad española y pertenezco al Patriarcado de Rumanía como hieromonje en la comunidad ortodoxa rumana de Elche (Alicante) Parroquia de la Santa Protección de la Madre de Dios. Esta parroquia pertenece a la Metrópoli para Europa Occidental y Meridional de la Iglesia Ortodoxa Rumana y está bajo la jurisdicción de Monseñor Timoteo (Lauran) Obispo del Patriarcado Rumano para España y Portugal, siendo nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José (Pop) con sede en Francia.